Emilio_Castelar_Ripoll_1901_Joaquín_Sorolla_y_Bastida.jpg
Emilio Castelar Ripoll, retrato de Joaquín Sorolla.
Emilio Castelar y Ripoll
, político y escritor. Nació en Cádiz en 1832 y murió en San Pedro del Pinatar (Murcia) en 1899 a los 66 años de edad.
Fue varias veces diputado, ministro y presidente de la Primera República Española en 1873. Por sus posiciones ideológicas sufrió cárcel y exilio. Fue considerado el mejor orador español del siglo XIX.
Familia
Sus padres, Manuel Castelar y María Antonia Ripoll, eran de ideología liberal y amigos de Rafael del Riego, y oriundos de la provincia de Alicante.La restauración absolutista de Fernando VII, en 1823, obligó a su padre a exiliarse en Gibraltar durante siete años tras haber sido condenado a muerte, acusado de afrancesado. Su padre murió cuando Emilio Castelar contaba sólo con siete años y regresó a Elda con la familia de su madre. Tuvo una hermana. No se le conoce descendencia.
Formación
Desde niño fue un lector insaciable. Cursó el bachillerato en el Instituto de Alicante. En 1848 se trasladó a Madrid donde estudió Derecho y Filosofía en la Universidad Central, junto con hombres que luego serían sus adversarios políticos como Antonio Cánovas del Castillo, se licenció en Derecho y obtuvo el Doctorado en 1954, con el discurso: 'Lucano, su vida, su genio, su poema'.
Castelarplaca.JPG
Placa dedicada a Castelar colocada en su casa natal de la plaza de la Candelaria en Cádiz. Foto: Caleteron Commons

Docencia
Obtuvo en 1857 la cátedra de Historia filosófica yCrítica de España. Durante el tiempo de sus estudios pudo colaborar con la Escuela Normal de Filosofía lo que le permitió ayudar a salvar las penurias de su familia.
Periodismo
Al terminar su formación se dedicó de lleno a la lucha política, canalizada a través del periodismo, pasó por varios periódicos como El Tribuno del Pueblo, La Soberanía Nacional y La Discusión hasta fundar el suyo propio en 1864: La Democracia.
Inicios políticos
Su primer discurso público lo pronunció en septiembre de 1854 durante un mitin del Partido Democrático en Madrid. Esta fueron algunas de sus palabras:
"Cuando una idea tan noble y elevada como la nuestra penetra en la conciencia, tiene un poder de esclarecer la verdad hasta lo más lejano del porvenir: Rosseau y Kant son sus profetas; Mirabeau y Verniard sus sacerdotes; madame Stael y madame Roland sus heroínas; Hoche y Napoleón I sus soldados. Pero cuando una idea maldecida por Dios se obstina en querer imponerse a los hombres, sus símbolos se llaman Carlos IV y Napoleón el Chico".La resonancia de aquel discurso fue tal, que Emilio Castelar comenzó a ser solicitado en diarios nacionales.
'El Rasgo' y la Noche de San Daniel
En 1865 Emilio Castelar publicó en el diario La Democracia su polémico artículo 'El Rasgo', en el que acusaba a la mismísima reina Isabel II de haberse lucrado en la cesión que había realizado de su patrimonio al Estado, y que tantos elogios había cosechado del bando moderado.El polémico episodio se saldó con la separación de Emilio Castelar de su Cátedra, la destitución del rector de la Universidad, y el estallido de revueltas estudiantiles, sangrientamente reprimidas por el ejército. Fue la noche del10 de abril de 1865, la tristemente célebre "Noche de San Daniel ".La intervención de Castelar en los pronunciamientos progresistas de enero y junio de 1866, le valieron la condena de muerte en consejo de guerra. Emilio Castelar tuvo que huir del país.Dos años estuvo en el exilio, recorriendo distintos países de Europa. En Francia se dedicó a escribir obras y fue corresponsal de periódicos latinoamericanos, como El Siglo, El Monitor Republicano y La Nación, que le proporcionaron los recursos necesarios para atender a su subsistencia.
Revolución de 1868 “La Gloriosa”
Participó en la Revolución de 1868 que destronó a Isabel II, pero no se consiguió que condujera a la proclamación de la República. Fue diputado en las inmediatas Cortes constituyentes, en las que destacó por su capacidad oratoria, especialmente a raíz de su defensa de la libertad de cultos (1869). Siguió defendiendo la opción republicana dentro y fuera de las Cortes hasta que los republicanos consiguieron la abdicación de Amadeo I de Saboya en 1973.
Primera República (1873/74)
Priemra República Española.JPG
Caricatura de la revista satírica La Flaca del 28 de marzo de 1873 que muestra el apoyo a la República Española por parte de las Repúblicas -Suiza, Estados Unidos y Francia- y el rechazo de las Monarquías y los Imperios. Commons

Durante el primer gobierno republicano, Castelar fue Ministro de Estado, donde adoptó medidas como la eliminación de los títulos nobiliarios o la abolición de la esclavitud en Puerto Rico.Pero el régimen por el que tanto había luchado se descomponía rápidamente, desgarrado por las disensiones ideológicas entre sus líderes, aislado por la hostilidad de la Iglesia, la nobleza, el ejército y las clases acomodadas. La Presidencia fue pasando de mano en mano y en septiembre, las Cortes Constituyentes le nombraron Presidente del Poder Ejecutivo de la República.
Presidente de la República

Castelar fue nombrado presidente de la República y las Cortes le otorgaron plenos poderes para combatir a los carlistas. Castelar gobernó, por tanto, mediante decreto y con poderes absolutos. Entre las medidas que adoptó destaca el reforzamiento del Ejército, movilizando a los reservistas.En septiembre suspendió las garantías constitucionales establecidas en 1869 y decretó la censura en la prensa. En Cuba intentó ampliar a la isla el sistema de gobierno de la península, eliminando el poder omnímodo del Capitán General.Políticamente Castelar no pudo unificar a los republicanos, mientras que los conservadores alfonsinos dirigidos por Cánovas amenazaban con sublevarse si se abolía la esclavitud en Cuba o se ampliaban las reformas democráticas y sociales.El hecho de que Castelar se apoyara en militares claramente monárquicos para aplastar a los cantonalistas, carlistas e independentistas cubanos lo enfrentó a antiguos compañeros como Nicolás Salmerón, que pasó a liderar la oposición a Castelar como presidente del Congreso.
Golpe de Estado
El inicio de las sesiones parlamentarias el 2 de enero de 1974, hizo prever que la mayoría federal sería hostil a Castelar. Presentó una moción de confianza y Castelar perdió la votación.Durante la votación parlamentaria el capitán general de Madrid, Manuel Pavía, ocupó las calles de la capital con sus tropas y se dirigió al palacio de las Cortes. Castelar, aún presidente, destituyó a Pavía, pero éste hizo entrar a los soldados al salón de plenos entre disparos disolviendo la sesión por la fuerza. Pavía ofreció a Castelar un gobierno de alianza con el conservador Cánovas y el radical Martos, opción que Castelar rechazó
Restauración monárquica
Liquidada así la Primera República, el pronunciamiento de Martínez Campos vino a restablecer la Monarquía proclamando rey a Alfonso XII. Castelar se exilió en París.Tras regresar del exilio, Castelar ingresó en la Real Academia Española y en la Real Academia de la Historia y volvió a la política, encarnando en las Cortes de la Restauración la opción de los republicanos «posibilistas» que aspiraban a democratizar el régimen desde dentro.Cuando en la década de 1890 se aprobaron las leyes del jurado y del sufragio universal, Castelar se retiró de la vida política, aconsejando a sus partidarios la integración en el Partido Liberal de Práxedes Sagasta.
Publicaciones
Castelar tenía una excepcional capacidad de trabajo, y a lo largo de su vida pudo escribir obras de historia, filosofía, narrativa y viajes, y colaborar en revistas nacionales y extranjeras. Merecen citarse
ofrenda_monumento_emilio_castelar_cadiz.jpg
Ofrenda floral al monumento dedicado a Castelar que hay en Cádiz. Foto: http://www.portaldecadiz.com/

- La civilización en los cinco primeros siglos del Cristianismo (1859-62),- Crónica de la guerra de África (1859),- Retratos históricos (1884),- Galería histórica de mujeres célebres (ocho vols., 1886-89)- Ernesto (1855),- La hermana de la Caridad (1857)- El suspiro del moro (1885).Son también interesantes los libros escritos sobre temas italianos durante los viajes y el destierro: Fra Filippo Lippi y Recuerdos de Italia
Volver a la página de inicio

Fuentes
Esta biografía se ha elaborado a partir de las numerosas reseñas biográficas que hay sobre el personaje en Internet.
Editor: Feliciano Robles